Loader
Asteya. Robar a la Tierra - Bloom
15852
post-template-default,single,single-post,postid-15852,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Asteya. Robar a la Tierra

Asteya. Robar a la Tierra

La semana pasada introduje el Yama Asteya, que significa no robar. Robar en un sentido amplio de la palabra. No solo robamos a los demás, sino que también robamos a la Tierra. 

Somos visitantes de esta Tierra, de nuestro cuerpo, de nuestras mentes. A menudo, nos olvidamos de que somos espíritus experimentando en qué consiste ser humano. Estamos de visita en la experiencia humana, visitantes en el sentido más completo de la palabra. Pasajeros.

Apreciar plenamente esta realidad es aceptar que en este plano físico nada nos pertenece ni podría pertenecernos. Por lo tanto, “poseer” algo se convierte en una forma de robar.

Observa tu lenguaje. “Mi casa, mi coche, mi ropa, mis hijos…” Yo, mío, mi, me… Nuestra lengua y nuestra cultura están impregnadas de un sentido de la propiedad que hace que nos resulte difícil apreciar hasta que punto nada es nuestro. 

Asteya nos invita a ver todo lo que poseemos como algo precioso que hemos recibido y que debemos cuidar mientras lo tengamos. Se trata de una comprensión inherente de que desde el momento de nacer estamos en deuda con este regalo llamado vida.

¿Y si cada vez que tomáramos algo, diéramos algo a cambio? ¿Y si todo lo que ahora consideramos como “mío” pudiera utilizarse para el bien de la comunidad? ¿Cómo sería el mundo entonces?

Gratitud. Generosidad. Reciprocidad. 

No Comments

Post A Comment