Loader
Asteya. Robar al futuro - Bloom
15858
post-template-default,single,single-post,postid-15858,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Asteya. Robar al futuro

Asteya. Robar al futuro

A menudo tengo la impresión de que estamos atrapados en un tren sin frenos que marcha a toda velocidad y no hay manera de bajarse. Atrapados. Insaciables. Un gigantesco agujero colectivo que parece imposible de llenar. 

Exceso en nuestros cuerpos, nuestras agendas apretadas, nuestros armarios rebosantes… Vivimos como si no hubiera un mañana ni nadie que fuera a vivir aquí después de nuestra partida. Como si nuestra superviviencia estuviera en juego cada segundo y debiéramos demostrar al mundo que podemos con todo.

¿Dónde está nuestro sentido de la gratitud? Nuestro enfoque parece estar en lo que no tenemos o en lo que podríamos no tener en el futuro ¿Por qué no vemos la abundancia que se encuentra justo enfrente de nosotros?

Detente el tiempo suficiente para contemplar lo que hay enfrente de ti. No hay prisa. Estás aquí y ahora. Deja que tu alma se asombre profundamente. Entonces será inevitable que el corazón nos rebose de agradecimiento y gratitud por el hecho de estar vivos. Este sentimiento de asombro trae consigo la gratitud por el origen de la vida y nuestra deuda con el futuro. 

Tras esta reflexión, me dispongo a disfrutar del sabor de mi café preferido mientras charlo con mi compañero de vida. No habrá un antes ni un después. Nosotros, el café y sus galletas. 

No Comments

Post A Comment