Loader
Asteya. Robarnos a nosotras mismas - Bloom
15869
post-template-default,single,single-post,postid-15869,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Asteya. Robarnos a nosotras mismas

Asteya. Robarnos a nosotras mismas

Hace unas pocas semanas que tratamos de cultivar Asteya, el Yama que nos invita a no robar. Hasta ahora hemos hablado de robar a los demás, a la Tierra y al futuro. Hoy hablaremos de qué sucede cuando nos robamos a nosotras mismas. 

Cuando nos imponemos una imagen de nosotras mismas que viene de fuera, nos estamos robando el desarrollo de nuestra propia singularidad. Podrías preguntarte: ¿esto que estoy haciendo, lo hago por y para mí misma o para cumplir con las expectativas de alguien? ¿lo hago en busca de mi crecimiento personal o es lo que debo hacer para “encajar”?

Todas las exigencias y expectativas que ponemos sobre nosotras mismas nos roban el entusiasmo. Autosabotaje, falta de fe en nosotras mismas, baja autoestima, juicios, críticas, exigencias de perfección… Nada más y nada menos que formas de maltratarnos con las que destruimos la esencia misma de nuestra vitalidad. 

Vivimos atrapadas en un sistema en el que nuestra identidad va ligada a nuestros logros. Lucimos nuestra gran cantidad de obligaciones para que todos las vean. Tenemos tanta prisa por pasar a la siguiente tarea que no hemos tenido tiempo para digerir y asimilar nuestras vidas. Y ese es nuestro mayor robo. 

Necesitamos tiempo para descansar, reflexionar y considerar. Tiempo para ponernos al día con nosotras mismas, para pensar y permitir que las experiencias de la vida se integren en nosotras. 

Estas palabras eran justo lo que necesitaba decirme a mí misma, ahora. 

Detente un segundo, cierra los ojos y asimila este momento. 

No Comments

Post A Comment