Loader
Brahmacharya. Caminar conmovidos - Bloom
16215
post-template-default,single,single-post,postid-16215,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Brahmacharya. Caminar conmovidos

Brahmacharya. Caminar conmovidos

Hoy os traigo la última reflexión, por el momento, sobre Brahmacharya. El Yama del camino del Yoga que nos invita a vivir alejados de los excesos y encontrando lo divino en la totalidad de la vida. ¿Puedes celebrarlo todo como sagrado? ¿Puedes celebrarte a ti misma como sagrada? 

El viento en los árboles. Los colores del cielo. El tacto de un ser querido. El sabor del chocolate. Un café compartiendo una conversación. Una mirada. 

Si nos detenemos y hacemos una pausa durante un momento, sabemos que son las cosas sencillas las que conmueven nuestra alma y nos hacen sentir felicidad. Esta sensación de desbordamiento es expansiva y conmovedora. Muy diferente a la saciedad del exceso. 

Cuando miramos con los ojos del misterio, empezamos a ver lo sagrado en lo corriente y lo corriente en lo sagrado. Cada tarea se convierte en una oportunidad para maravillarse y asombrarse. Esta percepción de la realidad cambia la manera en que actuamos y vemos las cosas. 

He descubierto que cuando me cuesta asombrarme por algo, cuando todo se vuelve ordinario, es porque he mantenido un ritmo excesivamente acelerado durante un tiempo. Desequilibrio. Es hora de descansar. Un paseo por la orilla del mar. Una lectura vibrante. Una práctica de Yoga. Una meditación. 

Muchas veces resulta imposible permitirnos un momento de calma durante el día. Y es que resulta que nuestro ego no se siente cómodo cuando descansamos. No le agrada la idea de que la vida pueda seguir sin nosotras, le gusta estar donde está la acción. En esta cultura de actividad constante, siempre hay mucho que hacer. 

Pero ¿Y si nos retiramos por un momento? ¿Te sorprenderías de la desenfrenada actividad que creamos a diario? ¿Cuántas de nosotras nos vamos a la cama con una sensación de triunfo porque hemos tachado un montón de cosas de nuestra lista de tareas? ¿Qué pasaría si paramos unos instantes y observamos nuestro interior, nuestro entorno, las personas que nos rodean? Entonces quizá nos iríamos a la cama con la sensación de asombro y gratitud por toda la abundancia presente en nuestras vidas. 

No estamos aquí para apagar nuestra vitalidad y nuestra pasión a través de excesos. Estamos aquí y ahora para para sentirnos vivos. Caminemos encendidas por las maravillas de la vida misma. 

Por un momento, sal del tiempo que nos marca el reloj, abre tu corazón al asombro y deja que la gratitud se asiente en tu corazón. Ya no habrá necesidad de excesos. 

No Comments

Post A Comment