Loader
Aparigraha. Lo que poseemos nos posee - Bloom
16291
post-template-default,single,single-post,postid-16291,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.5.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Aparigraha. Lo que poseemos nos posee

Aparigraha. Lo que poseemos nos posee

Apego, esta palabra procede de una raíz que significa “pegar”. Son adherencias a nuestra necesidad de que alguien o algo siga siendo él mismo y siempre esté allí de la misma manera para nosotras. 

Apegarnos a algo, crear fijaciones, puede llegar a amargarnos cuando no las satisfacemos. Nos volvemos aburridas. Pondré un ejemplo con algo sencillo. Me encanta el café con leche y vainilla. Una de las veces que fui a mi cafetería preferida no tenían mi café favorito. Sentí rabia, tuve la sensación de que estar allí ya no era lo mismo, no podía comprenderlo ¿cómo podía ser que no tuvieran ese café? Me negué a probar otro. No era la primera vez que me pasaba. Ese apego me impidió ver el banquete de nuevas oportunidades que había a mi alrededor. No me di la oportunidad de descubrir algo nuevo, de experimentar y descubrir. ¡Qué aburrida! 

Este es solo un ejemplo de algo sencillo, pero realmente podemos sentir apego hacia otra persona, hacia nuestros sentimientos, nuestras agendas, nuestros placeres, nuestras identidades… ¿No has tenido nunca la sensación de “perder el tiempo” un día de descanso laboral? ¿Te has sentido decepcionada porque otra persona no ha actuado como tú estabas acostumbrada a que lo hiciera? Ahí está…

Un espacio abarrotado de objetos bloquea nuestra capacidad de movernos físicamente, del mismo modo una mente abarrotada de ideas bloquea nuestra libertad de expandirnos y crear espacio para lo próximo que la vida quiera traernos. 

Lo que poseemos, nos posee. Tendemos a elegir el apego en lugar de la libertad. Toma conciencia de esos momentos en los que la situación no cumple tus expectativas o bien un cambio te abruma. Observa lo que está presente en tu mente, déjalo ir y con cariño date la oportunidad de la espontaneidad, del descanso, de la creatividad, de la libertad, del desapego. 

No Comments

Post A Comment